DERECHOS DE LOS PROPIETARIOS

Poseer, disfrutar, enajenar, gravar…donar y limitar el dominio de su unidad privada, conjuntamente con su derecho sobre los bienes comunes.

Servirse de los bienes comunes, según el destino ordinario de los mismos.

Ejecutar por su propia cuenta, si no lo hace oportunamente el administrador, los actos y obras urgentes que requieran la conservación o reparación de los bienes comunes y exigir el reintegro de las cuotas.

Solicitar la imposición de multas, de acuerdo a la Ley y este reglamento, al propietario u ocupante de la unidad privada, por cada caso donde ejecuten actos que perturben la tranquilidad de los demás propietarios u ocupantes de las otras unidades privadas.

Hacer peticiones y reclamos ante los órganos administrativos.

Los demás que le correspondan de acuerdo a la Ley 675 de 2001.

OBLIGACIONES DE LOS PROPIETARIOS

Abstenerse de todo acto que perturbe los derechos de los demás propietarios o que comprometa la seguridad, solidez, salubridad, tranquilidad o buen nombre del edificio.

Responder solidariamente por los daños del edificio o a los demás propietarios que ocasiones las personas que ocupen las unidades privadas a cualquier título.

Pagar cumplidamente al administrador las cuotas que le correspondan por gastos comunes, expensas necesarias, cuotas extraordinarias, mejoras, etc.

Asistir puntualmente a las asambleas, intervenir en sus deliberaciones y prestar la colaboración que esta solicite.

Informar oportunamente a la administración o al consejo sobre las violaciones a este reglamento.